Follow by Email

martes, 31 de diciembre de 2013

Un grupo de jesuitas romanos organizó un funeral para Andrea Quintero, un transexual indigente que había fallecido en Julio.

ESTULTICIA NEOJESUÍTICA (BERGOGLIADA POR CONTAGIO)

quintero La ceremonia tuvo cita en la Iglesia de Gesù, sede de la orden jesuita a la que pertenece el Papa Francisco.

El cuerpo de la transexual, honrado en una de las iglesias más tradicionales
El cuerpo del transexual, honrado en una de las iglesias más tradicionales
Quintero, de 28 años y nativo de Colombia, no perdía la esperanza más allá de la adversidad. Aún a pesar de su adicción a las drogas y de vivir en la principal estación de trenes romana,se llamaba a sí mismo con humor “la Trans de Termini”, en honor al nombre de la famosa terminal. Y, si bien sufría con asiduidad la agresión e intolerancia de ciudadanos de Roma que por allí pasaban, conservaba su fuerza. Soñaba con “conocer a un tipo con dinero que me saque de esta vida fea”.
R0B0aEp
El 29 de Julio, Quintero falleció, sin familiares que reclamaran su cuerpo. Entonces apareció el Centro Astalli, un grupo jesuita dedicado a brindar ayuda y refugio a personas de la calle, y organizó para Andrea un funeral conmemorativo, para el cual también reclutó a oficiales gubernamentales y a la fundación Cáritas. ¿El objetivo? Llamar a la compasión y humanidad de toda la ciudad, y combatir así la discriminación, el odio y la intolerancia.
La ministra de Integración y el alcalde, presentes en la ceremonia
La ministra de Integración y el alcalde, presentes en la ceremonia
Fray Giovanni La Manna, director dejuista del Centro Astalli, expresó el deseo de que el evento conmemore a Quintero, y que “envíe una señal a toda la comunidad romana, que se deja distraer mientras tanta gente sufre discriminación y que vive con muchas dificultades ante la indiferencia de nuestra ciudad”.
La ministra italiana de Integración, Cecile Kyenge – quien nació en el Congo y es la primera persona de color que ocupa un cargo en el Parlamento italiano – estuvo presente en el funeral, al igual que el alcalde de Roma, Ignazio Marino.
A su vez, un vocero del Vaticano envió un tweet notificando que el funeral de Quintero se haría en la Iglesia del mismísimo Pontífice Francisco, haciendo referencia a la iglesia de la orden jesuita. El mensaje, si seguimos la línea que el Papa suele transmitir, también implicó un gesto de piedad hacia alguien que vivió y murió en los márgenes de la socidad, un llamado a cuidar, ayudar y comprender a quien elige una vida diferente.

En la "Evangelii gaudium" el papa Francisco dicta las reglas de la relación con los musulmanes.

Islam y cristianismo. Donde trastabilla el diálogo

 El jesuita islamólogo Samir Khalil Samir las examina exhaustivamente una por una, y denuncia los límites

por Sandro Magister



ROMA, 30 de diciembre de 2013 – En el mensaje "urbi et orbi" de Navidad el papa Francisco elevó esta oración:

"Tú, Señor de la vida, protege a cuantos sufren persecución a causa de tu nombre".

Y en el Angelus de la fiesta de san Esteban, el primero de los mártires, rezó de nuevo "por los cristianos que sufren discriminaciones a causa del testimonio brindado por Cristo y por el Evangelio".

Muchas veces el papa Jorge Mario Bergoglio manifestó su dolor por la suerte de los cristianos en Siria, en Medio Oriente, en África y en otros lugares del mundo, en todas partes que son perseguidos y asesinados, no pocas veces “en odio a la fe” y por obra de los musulmanes.

A todo esto el Papa responde invocando incesantemente "el diálogo como contribución para la paz".

En la exhortación apostólica "Evangelii gaudium" del 24 de setiembre, el más importante de los documentos publicados hasta ahora por él, Francisco ha dedicado al diálogo con los musulmanes los dos siguientes parágrafos:

252. En esta época adquiere gran importancia la relación con los creyentes del Islam, hoy particularmente presentes en muchos países de tradición cristiana donde pueden celebrar libremente su culto y vivir integrados en la sociedad. Nunca hay que olvidar que ellos, «confesando adherirse a la fe de Abraham, adoran con nosotros a un Dios único, misericordioso, que juzgará a los hombres en el día final». Los escritos sagrados del Islam conservan parte de las enseñanzas cristianas; Jesucristo y María son objeto de profunda veneración, y es admirable ver cómo jóvenes y ancianos, mujeres y varones del Islam son capaces de dedicar tiempo diariamente a la oración y de participar fielmente de sus ritos religiosos. Al mismo tiempo, muchos de ellos tienen una profunda convicción de que la propia vida, en su totalidad, es de Dios y para Él. También reconocen la necesidad de responderle con un compromiso ético y con la misericordia hacia los más pobres.

253. Para sostener el diálogo con el Islam es indispensable la adecuada formación de los interlocutores, no sólo para que estén sólida y gozosamente radicados en su propia identidad, sino para que sean capaces de reconocer los valores de los demás, de comprender las inquietudes que subyacen a sus reclamos y de sacar a luz las convicciones comunes. Los cristianos deberíamos acoger con afecto y respeto a los inmigrantes del Islam que llegan a nuestros países, del mismo modo que esperamos y rogamos ser acogidos y respetados en los países de tradición islámica. ¡Ruego, imploro humildemente a esos países que den libertad a los cristianos para poder celebrar su culto y vivir su fe, teniendo en cuenta la libertad que los creyentes del Islam gozan en los países occidentales! Frente a episodios de fundamentalismo violento que nos inquietan, el afecto hacia los verdaderos creyentes del Islam debe llevarnos a evitar odiosas generalizaciones, porque el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia.

Los comentarios a la "Evangelii gaudium" han prestado escasa atención a estos dos parágrafos.

Pocos, por ejemplo, han advertido el insólito vigor con el que el Papa Francisco reclama también en los países musulmanes esa libertad de culto de la que gozan los creyentes del Islam en los países occidentales.

Pero quien ha puesto en evidencia este "coraje" del Papa – tal es el caso del jesuita e islamólogo egipcio Samir Khalil Samir – también ha avisado que él se ha limitado a pedir la sola libertad de culto, silenciando la privación de la libertad que obliga a convertirse de una religión a otra y que es el verdadero punto doloroso del mundo musulmán.

El padre Samir enseña en Beirut, Roma y París. Es autor de libros y de ensayos sobre el Islam y sobre su relación con el cristianismo y con Occidente, el último de los cuales fue publicado este año por EMI con el título: "Quelle tenaci primavere arabe" [Esas tenaces primaveras árabes]. Durante el pontificado de Benedicto XVI fue uno de los expertos más escuchados por las autoridades vaticanas y por el mismo Papa.

El pasado 19 de diciembre publicó en la importante agencia "Asia News" del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras una amplia nota de comentario a los pasajes de la "Evangelii gaudium" dedicados al Islam.

Un comentario a dos caras. En la primera parte de la nota el padre Samir saca a la luz "las numerosas cosas positivas" dichas por el papa Francisco sobre el tema.

Pero en la segunda parte revisa los límites, con rara franqueza.

A continuación presentamos esta segunda parte de su comentario.

__________



PUNTOS DE LA "EVANGELII GAUDIUM" QUE REQUIEREN ACLARACIÓN

por Samir Khalil Samir



1. Los musulmanes "adoran con nosotros a un Dios único, misericordioso" (n. 252)

Tomaré con cautela esta frase. Es verdad que los musulmanes adoran un Dios único y misericordioso. Pero esta frase sugiere que las dos concepciones de Dios son iguales. Por el contrario, en el cristianismo Dios es Trinidad en su esencia, pluralidad unida en el amor. Es un poco más que la sola clemencia y misericordia. Tenemos dos concepciones bastante diferentes de la unicidad divina. La musulmana caracteriza a Dios como inaccesible. La visión cristiana de la unicidad trinitaria subraya que Dios es Amor que se comunica: Padre-Hijo-Espíritu Santo, o bien Amante-Amado-Amor, como sugería san Agustín.

Además, ¿qué significa también la misericordia del Dios islámico? Que Él practica misericordia con quien quiere y no la practica con los que no quiere. "Dios hace entrar en Su misericordia a quien Él quiere" (Corán 48:25). Estas expresiones se encuentran en forma casi literal en el Antiguo Testamento (Ex 33, 19). Pero no se llega jamás a decir que “Dios es Amor” (1 Jn 4, 16), tal como se expresa san Juan.

En el caso del Islam, la misericordia es la del rico que se inclina hacia el pobre y le concede algo. Pero el Dios cristiano es Aquél que desciende hacia el pobre para elevarlo a su nivel; no muestra su riqueza para ser respetado (o temido) por el pobre: se dona a sí mismo para hacer vivir al pobre.


2. "Los escritos sagrados del Islam conservan parte de las enseñanzas cristianas" (n. 252)

Es verdad en un cierto sentido, pero puede ser también ambiguo. Es verdad que los musulmanes retoman palabras o hechos de los evangelios canónicos, por ejemplo, el relato de la Anunciación se encuentra casi literalmente en los capítulos 3 (la familia de 'Imr?n) y 19 (Mariam).

Pero más frecuentemente el Corán se inspira en los relatos píos de los evangelios apócrifos, y no extraen el sentido teológico que se encuentra en ellos y no dan a estos hechos o palabras el sentido que tienen en realidad, no por malicia, sino porque no tienen la visión global del mensaje cristiano.


3. La figura de Cristo en el Corán y en el Evangelio (n. 252)

El Corán se refiere a "Jesús y María [que] son objeto de profunda veneración". A decir verdad, Jesús no es objeto de veneración en la tradición musulmana. Por el contrario, en el caso de María se puede hablar de una veneración, en particular por parte de las mujeres musulmanas, que van voluntariamente a los lugares de peregrinación mariana.

La ausencia de veneración para Jesucristo se explica probablemente por el hecho que, en el Corán, Jesús es un gran profeta, famoso por sus milagros a favor de la humanidad pobre y enferma, pero no es igual a Mahoma. Sólo por parte de los místicos se puede notar una cierta devoción, ellos lo llaman también "Espíritu de Dios".

En realidad, todo lo que se dice de Jesús en el Corán es lo opuesto de las enseñanzas cristianas. Él no es Hijo de Dios: es un profeta y basta. No es ni siquiera el último de los profetas, porque por el contrario el "sello de los profetas" es Mahoma (Corán 33:40). La revelación cristiana es vista sólo como una etapa hacia la revelación última, traída por Mahoma, es decir, el Islam.


4. El Corán se opone a todos los dogmas cristianos fundamentales

La figura de Cristo como segunda persona de la Trinidad es condenada. En el Corán se dice en forma explícita a los cristianos: "Oh, gente de la Escritura, no se excedan en su religión y digan de Dios nada más que la verdad. El Mesías Jesús, hijo de María, no es más que un mensajero de Dios, una de sus palabras que Él pone en María, un Espíritu [que proviene] de Él. Crean entonces en Dios y en sus mensajeros. No digan ‘Tres’, ¡deténganse! Será mejor para ustedes. En verdad Dios es un dios único. ¿Tendría un hijo? Gloria a Él (Corán 4:171). Los versículos contra la Trinidad son muy claros y no tienen necesidad de tantas interpretaciones.

El Corán niega la divinidad de Cristo: "Oh, hijo de María, ¿eres tú quien dijo a la gente: 'tomadme a mí y a mi madre como dos divinidades además de Dios'?" (Corán 5:116). ¡Jesús lo niega!

Por último, en el Corán se niega la redención. Directamente se afirma que Jesucristo no murió en la cruz, sino que fue crucificado un doble: "No lo han matado, no lo han crucificado, sino que les pareció" (Corán 4:157). De este modo Dios salvó a Jesús de la malicia de los judíos. ¡Pero entonces Cristo no ha salvado al mundo!

En síntesis, el Corán y los musulmanes niegan los dogmas esenciales del cristianismo; la Trinidad, la Encarnación y la Redención. ¡Se debe agregar que éste es su derecho más absoluto! Pero entonces no se puede decir que "los escritos sagrados del Islam conservan parte de las enseñanzas cristianas". Se debe hablar simplemente del “Jesús coránico” que no tiene nada que ver con el Jesús de los Evangelios.

El Corán cita a Jesús porque pretende completar la revelación de Cristo para exaltar a Mahoma. En el resto, viendo cuánto Jesús y María hacen en el Corán, nos damos cuenta que ellos no hacen más que aplicar las oraciones y el ayuno según el Corán. María es ciertamente la figura más bella entre todas las presentadas en el Corán: es la Madre Virgen, que ningún hombre jamás ha tocado. Pero no puede ser la Theotokos; más bien es una buena musulmana.


LOS PUNTOS MÁS DELICADOS


1. Ética en el Islam y en el cristianismo (252)

La última frase de este parágrafo de la "Evangelii gaudium" dice, al hablar de los musulmanes: "También reconocen la necesidad de responderle [a Dios] con un compromiso ético y con la misericordia hacia los más pobres". Esto es verdad y la piedad hacia los pobres es una exigencia del Islam.

Pero me parece que hay una doble diferencia entre la ética cristiana y la musulmana.

La primera es que la ética musulmana no es siempre universal. Se trata a menudo de ayuda dentro de la comunidad islámica, mientras que la obligación de ayuda, en la tradición cristiana, es de por sí universal. Se nota, por ejemplo, cuando hay una catástrofe natural en alguna región del mundo, que los países de tradición cristiana ayudan sin considerar la religión de quien es ayudado, mientras que los riquísimos países musulmanes (los de la Península Arábiga, por ejemplo) no lo hacen en este caso.

La segunda es que el Islam liga ética y legalidad. El que no ayuna durante el mes de Ramadán comete un delito y va a la cárcel (en muchos países). Si cumple el ayuno previsto, desde el alba hasta la puesta del sol, es perfecto, aunque luego de la puesta del sol come hasta el alba del día siguiente, más y mejor que lo que come habitualmente: "se comen las cosas mejores y en abundancia", como me decían algunos amigos egipcios musulmanes. Parece que no hay otro significado en el ayuno si no es el de obedecer a la ley mismo del ayuno. El Ramadán se convierte en el período en el que los musulmanes comen más, y comen las cosas más deliciosas. Al día siguiente nadie trabaja, dado que por comer nadie ha dormido. Pero desde el punto de vista formal todos han ayunado durante algunas horas. Es una ética legalista: si usted hace esto, usted está en lo justo. Es una ética superficial. 

Por el contrario, el ayuno cristiano es algo que tiene como fin aproximarse íntimamente al sacrificio de Jesús, a la solidaridad con los pobres y no es el momento en el que se recupera cuanto uno no ha comido.

Si alguno aplica la ley islámica, todo está en orden. El fiel no pretende ir más allá de la ley. La justicia es requerida por la ley, pero no es superada. Por eso, no está en el Corán la obligación del perdón. Por el contrario, en el Evangelio Jesús pide perdonar de modo infinito (setenta veces siete, cf. Mt 18, 21-22). En el Corán la misericordia no llega jamás al amor. 

Lo mismo vale para la poligamia: se puede tener hasta cuatro esposas. Si quiero tener una quinta, basta repudiar a una de las que ya tengo, quizás la más vieja, y tomar una esposa más joven. Al tener siempre sólo cuatro esposas estoy en la legalidad perfecta. 

Está también el efecto contrario, por ejemplo, para la homosexualidad. En todas las religiones es un pecado. Pero para los musulmanes, es también un delito que debería ser castigado con la muerte. En el cristianismo es un pecado, pero no un crimen. El motivo es obvio: el Islam es religión, cultura, sistema social y político; es una realidad integral. Es claramente así en el Corán. Por el contrario, el Evangelio distingue claramente la dimensión espiritual y ética de la dimensión socio-cultural y política.

Lo mismo vale para la pureza, como lo explica en forma clara Cristo a los fariseos: "No es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre, sino que es lo que sale de su boca lo que contamina al hombre" (Mt 15, 11).


2. "Los fundamentalismos de ambas partes" (n. 250 y 253)

Por último, hay dos aspectos que querría criticar. El primero es aquél en el que el Papa pone juntos a todos los fundamentalismos. En el n. 250 se dice: “Una actitud de apertura en la verdad y en el amor debe caracterizar el diálogo con los creyentes de las religiones no cristianas, a pesar de los varios obstáculos y dificultades, particularmente los fundamentalismos de ambas partes”. 

El otro es la conclusión de la sección sobre la relación con el Islam que termina con esta frase: "Frente a episodios de fundamentalismo violento que nos inquietan, el afecto hacia los verdaderos creyentes del Islam debe llevarnos a evitar odiosas generalizaciones, porque el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia" (n. 253).

Personalmente, yo no pondría los dos fundamentalismos en el mismo plano: los fundamentalistas cristianos no llevan armas; el fundamentalismo islámico es criticado ante todo y precisamente por los propios musulmanes, porque este fundamentalismo armado busca reproducir el modelo mahometano. En su vida, Mahoma libró más de 60 guerras; ahora bien, si Mahoma es el modelo excelente (como dice el Corán en 33:21), no sorprende que algunos musulmanes usen su violencia a imitación del fundador del Islam.


3. La violencia en el Corán y en la vida de Mahoma (n. 253)

Por último, el Papa menciona la violencia en el Islam. En el parágrafo 253 se lee: "el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia".

Esta frase es bellísima, y expresa una actitud muy benévola del Papa hacia el Islam. Pero me parece que ella expresa más un deseo que una realidad. Que la mayoría de los musulmanes puede ser contraria a la violencia también puede darse. Pero decir que "el verdadero Islam es contrario a toda violencia" no me parece cierto: la violencia está en el Corán. Decir además que "una adecuada interpretación del Corán se opone a toda violencia" tiene necesidad de muchas explicaciones. Basta recordar los capítulos 2 y 9 del Corán.

Sin embargo, es verdad cuanto el pontífice afirma sobre el hecho que el Islam tiene necesidad de una "adecuada interpretación". Este camino ha sido recorrido por algunos eruditos, pero no es lo suficientemente fuerte para contrastar la que recorre la mayoría. Esta minoría de eruditos busca reinterpretar los textos coránicos que hablan de la violencia, mostrando que ellos están ligados al contexto de la Arabia de la época y estaban en el contexto de la visión político-religiosa de Mahoma.

Si el Islam quiere permanecer hoy en esta visión ligada al tiempo de Mahoma, entonces siempre habrá violencia. Pero si el Islam – hay un buen número de místicos que lo han hecho – quiere encontrar una espiritualidad profunda, entonces la violencia no es aceptable.

El Islam se encuentra frente a una encrucijada: o la religión es un camino hacia la política y hacia una sociedad políticamente organizada, o la religión es una inspiración para vivir con más plenitud y amor.

El que critica al Islam a propósito de la violencia no hace una generalización injusta y odiosa: muestra las cuestiones presentes, vivas y sangrantes en el mundo musulmán.

En Oriente se comprende muy bien que el terrorismo islámico está motivado religiosamente, con citas, oraciones y fatwa por parte de imanes que fomentan la violencia. El hecho es que en el Islam no hay una autoridad central que corrija las manipulaciones. Esto hace que cada imán se crea un mufti, una autoridad nacional que puede emitir juicios inspirados por el Corán, hasta llegar a ordenar que se mate.


CONCLUSIÓN: UNA "ADECUADA INTERPRETACIÓN DEL CORÁN"


Para concluir, el punto verdaderamente importante es el de la "adecuada interpretación". En el mundo musulmán, el debate más fuerte – que es también el más prohibido – es precisamente el de la interpretación del libro sagrado. Los musulmanes creen que el Corán salió de Mahoma, completo, en la forma que conocemos. No existe el concepto de inspiración del texto sagrado, la cual da espacio una interpretación del elemento humano presente en la palabra de Dios.

Tomemos un ejemplo. En tiempos de Mahoma, con tribus que vivían en el desierto, el castigo para un ladrón era cortarle la mano. ¿Para qué servía? ¿Cuál era la finalidad de este castigo? No permitir que el ladrón siguiera robando. Ahora debemos preguntarnos: ¿cómo podemos salvaguardar hoy esta finalidad, es decir, que el ladrón no robe? ¿Podemos utilizar otros métodos en lugar del corte de la mano?

Hoy todas las religiones tienen este problema: cómo reinterpretar el texto sagrado, el cual tiene un valor eterno, pero que se remonta a siglos o a milenios.

Cuando encuentro a amigos musulmanes, saco a la luz el hecho que hoy en día es necesario interrogarse sobre la "finalidad" (maqased) que tenían las indicaciones del Corán. Los teólogos y los juristas musulmanes dicen que se deben buscar las “finalidades de la Ley divina” (maq?sid al-shar?'a). Esta expresión corresponde a lo que el Evangelio llama “el espíritu” del texto, en oposición a la “letra”. Es necesario buscar la intención del texto sagrado del Islam. 

Varios eruditos musulmanes hablan de la importancia de descubrir “la finalidad” de los textos coránicos para adecuar el texto del Corán al mundo moderno. Me parece que esto está muy próximo a cuanto el Santo Padre intenta sugerir al hablar de "una adecuada interpretación del Corán".

__________


El texto íntegro del padre Samir Khalil Samir, en Asia News del 19 de diciembre:

> Papa Francesco e l'invito al dialogo con l'Islam


Y la exhortación apostólica del papa Francisco del 24 de noviembre:

> Evangelii gaudium

__________


Traducción en español de José Arturo Quarracino, Buenos Aires, Argentina.

__________


Los últimos tres artículos de www.chiesa:

23.12.2013
> Obras maestras del canto gregoriano / "Puer natus"
Es el introito del día de Navidad. En una nueva ejecución que nos ofrecen los "Cantori Gregoriani" y su  Maestro

21.12.2013
> Obras maestras del canto gregoriano / "Rorate caeli"
Es el introito del cuarto domingo de Adviento. En una nueva ejecución que nos ofrecen los "Cantori Gregoriani" y su  Maestro

20.12.2013
> Diario Vaticano/ Como cambia la fábrica de los obispos
Entre los cardenales y obispos que son miembros de la Congregación, el papa Francisco ha sustituido a la mitad. Con exclusiones clamorosas. Y promociones con sorpresa

domingo, 29 de diciembre de 2013

Esta es una historia que contó Juan José Omella, Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño, sobre un monasterio en el Líbano.

Una bonita historia.

monasterio Esphigmenou

Un monje eremita del Líbano recibió la visita del Abad de un monasterio muy importante. Acudía en busca de consejo porque estaba desolado. Su monasterio durante un tiempo estuvo lleno de monjes jóvenes y generosos, ahora estaba casi vacío y la tristeza llenaba el corazón de los monjes. Antes acudía mucha gente a los oficios y ahora casi nadie acudía. La angustia y la desazón llenaban el corazón del abad que no sabía qué hacer y cuál era la causa de esa situación.
Le preguntaba al eremita:
- ¿Qué hemos hecho mal o qué pecado hemos cometido para que estemos ahora en esta situación?
- El monje eremita le contestó: habéis cometido el pecado de ignorancia.
- Y eso ¿qué es, qué significa?, le preguntó el abad
- Pues que uno de los monjes de vuestro monasterio es el Mesías disfrazado y vosotros lo ignoráis, le respondió el eremita.
El abad regresó a su monasterio e iba pensando todo el tiempo que cómo había sido posible que Dios hubiese regresado a la tierra, hubiese ido a su monasterio y él ni nadie lo hubiese reconocido.
Y empezó a pensar: ¿será el cocinero?, ¿será el prior?, ¿el portero?, ¿el sacristán?, ¿el novicio?, ¿quién será? Y seguía pensando: ¿no será el disfraz los propios defectos que tiene cada uno de los monjes? Sí, todos los monjes del monasterio tenían sus defectos y sin embargo parece ser que uno de ellos es el Mesías.
Una vez en el monasterio el abad reunió a los monjes y les dijo lo que le había dicho el eremita, es decir que el Mesías era uno de ellos. Todos se miraron con incredulidad y pensaban que era imposible que el Mesías estuviese entre ellos. Pero poco a poco empezaron a darle vueltas a sus cabezas y se decían: ¿y si fuese tal o tal hermano? Y ¿no podría ser tal otro hermano? Y se decían: si está disfrazado no podremos reconocerlo con lo cual lo que tenemos que hacer es tratar de respetar a todos porque cualquiera puede ser el Mesías.
Fe a partir del momento en el que cada uno optó por respetar y querer a cada hermano, por si se tratase del Mesías, cuando empezó a reinar otro aire en el monasterio. Había más alegría, más bondad, más generosidad, más ilusión por todo lo que hacían. La alegría inundó en el corazón de los monjes y llenó el monasterio. Poco a poco esa alegría se iba contagiando y al poco tiempo muchos jóvenes entraron en el monasterio volviendo a ser una comunidad floreciente y a la que acudía mucha gente a rezar, a consultar, a participar sencillamente de los oficios religiosos porque allí encontraba paz y recuperaban las fuerzas para seguir sirviendo al Señor.
Preciosa historia que podríamos aplicar a nuestras vidas de familia, de comunidad, de presbiterio, de vecinos, de compañeros de trabajo… El Mesías está entre nosotros. Se ha disfrazado. ¿Sabemos acogerlo y tratarlo como se merece? Pero podemos preguntarnos, ¿y quién es? ¿qué disfraz ha elegido? Él ya nos lo dejó dicho en el evangelio: “Lo que hagáis a uno de mis hermanos más pequeños a mí me lo hicisteis”.
Que sepamos respetar, amar y ayudar a todos las personas que encontremos en nuestro camino porque en ellos está presente el mismo Señor y Dios nuestro.

Medjugorje. Aparición anual a Jakov.


Aparición anual a Jakov – 25 de diciembre de 2013

Aparición anual a Jakov
En la última aparición diaria del 12 de setiembre de 1998, la Virgen le dijo a Jakov Colo que tendría una aparición cada año, el 25 de Diciembre. Así ha ocurrido también este año. La Virgen vino con el Niño Jesús en brazos. La aparición comenzó a las 15:07, y duró 8 minutos, luego dio el siguiente mensaje:
“Hijitos, Jesús hoy, de manera particular, desea habitar en cada uno de sus corazones y compartir con ustedes cada gozo y cada dolor vuestros. Por eso, hijitos, hoy de manera especial, miren dentro de su corazón y pregúntense si verdaderamente la paz y la alegría, con el nacimiento de  Jesús, han conquistado su corazón. Hijitos, no vivan en la oscuridad, anhelen la luz y la salvación de Dios. Hijos, decídanse por Jesús y entréguenle a Él vuestra vida y vuestros corazones, sólo así el Omnipotente podrá trabajar en ustedes y por medio de ustedes.”

jueves, 26 de diciembre de 2013

El papa Francisco impartió al mediodía del día de la Navidad del Señor, la bendición Urbi et Orbi (de Roma al Mundo), ante una plaza de San Pedro colmada de fieles que llenaban incluso la conocida Vía de la Conciliación.

Urbi et Orbi de Francisco: No pasemos de largo ante el Niño de Belén
Ciudad del Vaticano (AICA): “Hoy ha nacido el Salvador, Cristo el Señor”, proclamó Francisco. ¨No pasemos de largo ante el Niño de Belén. Dejemos que nuestro corazón se conmueva, se enardezca con la ternura de Dios; necesitamos sus caricias. El amor de Dios es grande; a Él la gloria por los siglos¨. Recordándonos los actuales conflictos en diversas partes del planeta, el Papa insistió en que Dios es nuestra paz: ¨pidámosle que nos ayude a construirla cada día, en nuestra vida, en nuestras familias, en nuestras ciudades y naciones, en el mundo entero. Dejémonos conmover por la bondad de Dios¨. Deseando a todos una feliz Navidad, el Santo Padre pidió que Jesús, que vino a este mundo por nosotros, consuele a los que pasan por la prueba de la enfermedad y el sufrimiento y sostenga a los que se dedican al servicio de los hermanos más necesitados.  
El papa Francisco impartió al mediodía del día de la Navidad del Señor, la bendición Urbi et Orbi (de Roma al Mundo), ante una plaza de San Pedro colmada de fieles que llenaban incluso la conocida Vía de la Conciliación.

“Hoy ha nacido el Salvador, Cristo el Señor”, proclamó Francisco. "No pasemos de largo ante el Niño de Belén. Dejemos que nuestro corazón se conmueva, se enardezca con la ternura de Dios; necesitamos sus caricias. El amor de Dios es grande; a Él la gloria por los siglos".

El Pontífice repasó los actuales conflictos en diversas partes del planeta, e insistió en que Dios es nuestra paz: "pidámosle que nos ayude a construirla cada día, en nuestra vida, en nuestras familias, en nuestras ciudades y naciones, en el mundo entero. Dejémonos conmover por la bondad de Dios". Deseando a todos una feliz Navidad, el Santo Padre pidió que Jesús, que vino a este mundo por nosotros, consuele a los que pasan por la prueba de la enfermedad y el sufrimiento y sostenga a los que se dedican al servicio de los hermanos más necesitados.

"A todos ustedes, queridos hermanos y hermanas, venidos de todas partes del mundo a esta Plaza, y a cuantos desde distintos países se unen a nosotros a través de los medios de comunicación, les deseo una ¡Feliz Navidad!" dijo el papa desde el balcón de la logia de la basílica de San Pedro.


Mensaje Urbi et Orbi
“Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que Dios ama” Lc 2,14).

Queridos hermanos y hermanas de Roma y del mundo entero, ¡feliz Navidad! Hago mías las palabras del cántico de los ángeles, que se aparecieron a los pastores de Belén la noche de la Navidad. Un cántico que une cielo y tierra, elevando al cielo la alabanza y la gloria y saludando a la tierra de los hombres con el deseo de la paz.

Los invito a todos a hacer suyo este cántico, que es el de cada hombre y mujer que vigila en la noche, que espera un mundo mejor, que se preocupa de los otros, intentado hacer humildemente su proprio deber. Gloria a Dios.

A esto nos invita la Navidad en primer lugar: a dar gloria a Dios, porque es bueno, fiel, misericordioso. En este día mi deseo es que todos puedan conocer el verdadero rostro de Dios, el Padre que nos ha dado a Jesús. Me gustaría que todos pudieran sentir a Dios cerca, sentirse en su presencia, que lo amen, que lo adoren. Y que todos nosotros demos gloria a Dios, sobre todo, con la vida, con una vida entregada por amor a Él y a los hermanos.

Paz a los hombres. La verdadera paz no es un equilibrio de fuerzas opuestas. No es pura “fachada”, que esconde luchas y divisiones. La paz es un compromiso cotidiano, que se logra contando con el don de Dios, con la gracia que nos dio en Jesucristo.

Viendo al Niño en el Belén, pensemos en los niños que son las víctimas más vulnerables de las guerras, pero pensemos también en los ancianos, en las mujeres maltratadas, en los enfermos… ¡Las guerras destrozan tantas vidas y causan tanto sufrimiento! Demasiadas ha destrozado en los últimos tiempos el conflicto de Siria, generando odios y venganzas. Sigamos rezando al Señor para que el amado pueblo sirio se vea libre de más sufrimientos y las partes en conflicto pongan fin a la violencia y garanticen el acceso a la ayuda humanitaria. Hemos podido comprobar la fuerza de la oración. Y me alegra que hoy se unan a nuestra oración por la paz en Siria creyentes de diversas confesiones religiosas. No perdamos nunca la fuerza de la oración. La fuerza para decir a Dios: Señor, concede tu paz a Siria y al mundo entero.

Concede la paz a la República Centroafricana, a menudo olvidada por los hombres. Pero tú, Señor, no te olvidas de nadie. Y quieres que reine la paz también en aquella tierra, atormentada por una espiral de violencia y de miseria, donde muchas personas carecen de techo, agua y alimento, sin lo mínimo indispensable para vivir. Que se afiance la concordia en Sudán del Sur, donde las tensiones actuales ya han provocado víctimas y amenazan la pacífica convivencia de este joven Estado. Tú, Príncipe de la paz, convierte el corazón de los violentos, allá donde se encuentren, para que depongan las armas y emprendan el camino del diálogo. Vela por Nigeria, lacerada por continuas violencias que no respetan ni a los inocentes e indefensos. Bendice la tierra que elegiste para venir al mundo y haz que lleguen a feliz término las negociaciones de paz entre israelitas y palestinos. Sana las llagas de la querida tierra de Iraq, azotada todavía por frecuentes atentados.

Tú, Señor de la vida, protege a cuantos sufren persecución a causa de tu nombre. Alienta y conforta a los desplazados y refugiados, especialmente en el Cuerno de África y en el este de la República Democrática del Congo. Haz que los emigrantes, que buscan una vida digna, encuentren acogida y ayuda. Que no asistamos de nuevo a tragedias como las que hemos visto este año, con los numerosos muertos en Lampedusa. Niño de Belén, toca el corazón de cuantos están involucrados en la trata de seres humanos, para que se den cuenta de la gravedad de este delito contra la humanidad. Dirige tu mirada sobre los niños secuestrados, heridos y asesinados en los conflictos armados, y sobre los que se ven obligados a convertirse en soldados, robándoles su infancia.

Señor, del cielo y de la tierra, mira a nuestro planeta, que a menudo la codicia y el egoísmo de los hombres explota indiscriminadamente. Asiste y protege a cuantos son víctimas de los desastres naturales, sobre todo al querido pueblo filipino, gravemente afectado por el reciente tifón.

Queridos hermanos y hermanas, en este mundo, en esta humanidad hoy ha nacido el Salvador, Cristo el Señor. No pasemos de largo ante el Niño de Belén. Dejemos que nuestro corazón se conmueva, se enardezca con la ternura de Dios; necesitamos sus caricias. El amor de Dios es grande; a Él la gloria por los siglos. Dios es nuestra paz: pidámosle que nos ayude a construirla cada día, en nuestra vida, en nuestras familias, en nuestras ciudades y naciones, en el mundo entero. Dejémonos conmover por la bondad de Dios.

Saludo navideño del papa Francisco
A todos ustedes, queridos hermanos y hermanas, venidos de todas partes del mundo a esta Plaza, y a cuantos desde distintos países se unen a nosotros a través de los medios de comunicación social, les deseo Feliz Navidad. En este día, iluminado por la esperanza evangélica que proviene de la humilde gruta de Belén, pido para todos ustedes el don navideño de la alegría y de la paz: para los niños y los ancianos, para los jóvenes y las familias, para los pobres y marginados. Que Jesús, que vino a este mundo por nosotros, consuele a los que pasan por la prueba de la enfermedad y el sufrimiento y sostenga a los que se dedican al servicio de los hermanos más necesitados. ¡Feliz Navidad! 

Un atentado tuvo como blanco la iglesia de la Virgen María, en el barrio de Al Dura.

No termina el año muy bien en el cercano oriente

Al menos 14 muertos y 31 heridos en un atentado a una iglesia en Bagdad

Fue debido a la explosión de un coche bomba al lado de una iglesia en el sur de esa ciudad, informaron fuentes policiales iraquíes.
La mayoría de las víctimas en el ataque de Al Dura, un barrio de mayoría sunnita pero que cuenta con numerosas iglesias, son fieles cristianos, indicó la agencia EFE.
La mayoría de las víctimas en el ataque de Al Dura, un barrio de mayoría sunnita pero que cuenta con numerosas iglesias, son fieles cristianos, indicó la agencia EFE.
El atentado tuvo como blanco la iglesia de la Virgen María, en el barrio de Al Dura, coincidiendo con la celebración de la misa de Navidad en el templo.

La mayoría de las víctimas en el ataque de Al Dura, un barrio de mayoría sunnita pero que cuenta con numerosas iglesias, son fieles cristianos, indicó la agencia EFE.

También en Al Dura estallaron tres bombas en un mercado, lo que causó la muerte de 4 personas y 18 heridos, además de destrozos materiales.

Irak es un país de mayoría musulmana que cuenta con una importante comunidad cristiana, que en los últimos años ha sido objetivo de atentados terroristas.

En la década de 1980, se calculaba que había unos dos millones de iraquíes cristianos de una población de treinta millones de habitantes, pero el número de estos fieles se redujo drásticamente producto de la emigración provocada por la violencia sectaria.

Irak sufre un repunte de la violencia confesional y de atentados terroristas, que causaron durante el mes de noviembre la muerte de 948 personas, la mayoría de ellas civiles, según cifras difundidas por el Gobierno nacional. 
Fuente: Telam

En su mensaje de Navidad, el Papa Francisco pidió por la paz en todos los conflictos armados que tienen en vilo al mundo. Siria, Sudán del Sur, Nigeria y Oriente Medio fueron algunos de los lugares que mencionó el Sumo Pontífice.

francisco-navidad


“La verdadera paz no es un equilibrio de fuerzas opuestas, una pura fachada, es un compromiso cotidiano, es artesanal. Se logra contando con el don de Dios, con la gracia que nos ha dado en Jesucristo” dijo ante miles de personas de todo el mundo que se congregaron para la bendición Urbi et orbi (a la ciudad y el mundo) de Navidad en el Vaticano.
Con respecto, a Siria, dijo “me alegra que hoy se unan a nuestras oraciones por la paz en Siria creyentes de diversas religiones. No perdamos nunca la fuerza de la oración. Señor concede tu paz a Siria y al mundo entero”.
Y agregó “concede la paz a la República Centroafricana, a menudo olvidada por los hombres. Pero tú, Señor, no te olvidas de nadie y quieres la paz para esa tierra sin lo mínimo indispensable para vivir”.
Además, Francisco se refirió luego al conflicto entre árabes e israelíes, hoy en proceso de paz. “Bendice la tierra que elegiste para venir al mundo y que lleguen a buen término lasrelaciones de paz entre Israel y Palestina. Sana la herida de ira golpeada por frecuentes atentados”.
El Papa tampoco olvidó a las víctimas de desastres naturales, especialmente los ocurridos durante el año 2013. “Asiste y protege a quienes son víctimas de los desastres naturales, sobre todo a los filipinos, gravemente golpeados por el reciente tifón”, concluyó.

martes, 24 de diciembre de 2013

Navidad.



En este tiempo de Navidad pedimos al Señor que renueve nuestra Fe y uniéndonos a los deseos de nuestro Arzobispo, pedimos a Dios Padre su bendición para el nuevo año que comienza.

Agradecemos especialmente a todos y cada uno de ustedes por habernos acompañado fraternalmente en este tiempo y les deseamos que tengan una Feliz y Santa Navidad junto a sus seres queridos.

Dios los bendiga,

lunes, 23 de diciembre de 2013

Feliz Navidad.

“Vendremos a él y haremos morada en él”
Que en esta Santa Navidad dejemos entrar al Niño en nuestros corazones. Un lugar sucio por nuestras miserias y pecados, que Él puede inundar y transformar con su Amor.
Participando de este mismo Amor trabajemos en defensa de la Vida y la Familia con verdadera caridad; con el mismo Amor de Dios, que hace morada en nuestra alma.
Pongamos la esperanza en lo único que vale la pena, para que el Amor de Dios hecho Niño mantenga encendido nuestro entusiasmo por la Patria.
Feliz y Santa Navidad, les desea,
Notivida.

sábado, 21 de diciembre de 2013

Nuevo obispo de Gregorio de Laferrere.

El Pbro. Gabriel Barba, nuevo obispo de Gregorio de Laferrere
Buenos Aires, 19 Dic. 2013 (AICA): El Sumo Pontífice Francisco nombró obispo de la diócesis de Gregorio de Laferrere al presbítero licenciado Gabriel Bernardo Barba, de 49 años, del clero de la diócesis de Merlo-Moreno, actualmente párroco de Cristo del Perdón, en la localidad de La Reja. Previamente el Santo Padre aceptó la renuncia por edad, presentada oportunamente por monseñor Juan Horacio Suárez, primero y actual obispo de esta diócesis que gobernó pastoralmente durante 13 años. La información fue hecha pública en forma simultánea, como es de práctica, en Roma y en Buenos Aires. Aquí lo hizo el nuncio apostólico a través de la agencia AICA.
El Pbro. Gabriel Barba, nuevo obispo de Gregorio de Laferrere
El Sumo Pontífice Francisco nombró obispo de la diócesis de Gregorio de Laferrere al presbítero licenciado Gabriel Bernardo Barba, de 49 años, del clero de la diócesis de Merlo-Moreno, actualmente párroco de Cristo del Perdón, en la localidad de La Reja.
Previamente el Santo Padre aceptó la renuncia por edad, presentada oportunamente por monseñor Juan Horacio Suárez, primero y actual obispo de esta diócesis que gobernó pastoralmente durante 13 años.
La información fue hecha pública en forma simultánea, como es de práctica, en Roma y en Buenos Aires. Aquí lo hizo el nuncio apostólico a través de la agencia AICA.
Datos biográficos de Mons. Gabriel Bernardo BarbaNació el 24 de abril de 1964 en Morón, provincia de Buenos Aires.
Realizó sus estudios primarios en el Colegio Pío IX, de los padres salesianos, en el barrio porteño de Almagro, y los secundarios en el Colegio San José, de los Hermanos Maristas, en Morón.
El 1º de marzo de 1984, pocos días antes de cumplir 20 años, ingresó en el seminario San José de la diócesis de Morón, donde cursó sus estudios de Filosofía y de Teología con un buen rendimiento. En el año 2000 se licenció en Derecho Canónico en la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires (UCA). Posteriormente efectuó los cursos del doctorado y presentó el proyecto de tesis que retomó este año 2013. Es profesor de Derecho Canónico I en la Facultad de Teología de la UCA.
El 12 de agosto de 1989 recibió la ordenación sacerdotal en la catedral de la Inmaculada Concepción del Buen Viaje, de Morón. Perteneció al clero de la diócesis de Morón, y cuando el papa Juan Pablo II creó la diócesis de Merlo-Moreno el 13 de mayo de 1997, se incardinó en esta nueva diócesis.
Tras su ordenación, ejerció el ministerio sacerdotal como vicario parroquial de San Judas Tadeo (1989), y de San Francisco de Paula (1990), ambas parroquias de la localidad de Ituzaingó; administrador parroquial de Cristo del Perdón (1991-1992) de La Reja; secretario de la Vicaría Episcopal de la Juventud (1993-1996). En 1995 fue nombrado párroco de Cristo del Perdón, oficio que desempeña hasta la actualidad.
Creada la diócesis de Merlo-Moreno, desmembrada de la de Morón, cumplió los siguientes ministerios y oficios: Canciller de la curia diocesana (1997-2005); miembro del Colegio de Consultores diocesanos (1997 hasta la actualidad; instructor de la Comisión Judicial diocesana (1999 hasta la actualidad); instructor de las causas sacerdotales (2001 a la actualidad); miembro del Consejo Presbiteral (1997 a la actualidad); vicepresidente de Cáritas diocesana (2004-2009); pro vicario general de la diócesis (2006); vicario general y moderador de la curia (2007-2013); director de la Escuela Diaconal y encargado de la formación de los diáconos permanentes (2008 a la actualidad).
La diócesis de Gregorio de LaferrereFue creada el 25 de noviembre de 2000 por el beato papa Juan Pablo II. Comprende en la provincia de Buenos Aires el partido de Cañuelas y dos tercios del partido de La Matanza, con una superficie de 1.393 kilómetros cuadrados y una población de 742.000 habitantes, de los cuales se estima que un 90% son católicos. Ambos territorios fueron desmembrados de la diócesis de San Justo que superaba los dos millones de habitantes.
Según la Guía Eclesiástica Argentina, la diócesis de Gregorio de Laferrere cuenta con 28 parroquias, 101 iglesias y capillas, 53 sacerdotes (35 diocesanos y 16 religiosos), 15 diáconos permanentes, 65 religiosas y 14 centros educativos de la Iglesia.
El primer obispo, ahora emérito, fue monseñor Juan Horacio Suárez, nombrado por Juan Pablo II el 25 de noviembre de 2000, consagrado el 23 de diciembre siguiente y puesto en posesión de la sede episcopal el 29 del mismo mes.
Monseñor Gabriel Barba será el segundo obispo de Gregorio de Laferrere.+