Follow by Email

jueves, 31 de diciembre de 2015

La Iglesia católica y las sectas.

Esteban Dario Di Gruttola
CRISTIANOS
HISTORIA
Se trata de un intento más de sorprender al católico «ingenuo», utilizando un nombre genérico, para dar la impresión de que no se trata de una «secta», sino de gente, cuyo único deseo es el de «seguir a Cristo». Aseguran no pertenecer a ninguna religión o denominación, puesto que Jesús no fundó ninguna religión, sino que vino a enseñar el camino de la salvación, lo que ellos buscan de todo corazón siguiendo la Biblia.
Tratándose de gente sin una verdadera preparación bíblica, no logran descubrir el engaño. De hecho, también ellos están organizados, contando con pastores, un conjunto de enseñanzas y la obligación del diezmo. Además, no caen en la cuenta de que Jesús, para que la salvación llegara a todo el mundo, no escribió ninguna Biblia, sino que fundó «una sola Iglesia», que en la práctica resulta ser la Iglesia Católica, de la cual salió la Biblia.
Con relación a su fundación y a su organización, existe de parte de los dirigentes un verdadero hermetismo. Se cuidan mucho, para que no se descubra el truquito. Se parecen al grupo de «Amistad Cristiana». Solamente que han tenido más éxito, tal vez por el atractivo que tiene el nombre de «cristianos» a secas.
Los «cristianos» representan una reacción al éxito que ha tenido el Papa Juan Pablo II con sus visitas a los distintos países (del 1978 en adelante), creando un clima de euforia religiosa en campo católico, despertando grande interés en los distintos ambientes culturales y causando grandes cambios en el mundo de la política.
A una visión religiosa de compromiso con la ley de Dios (Cf. «Control de la natalidad», «Aborto», etc.) y las grandes causas de la humanidad (derechos humanos, opción en favor de los pobres, etc), los «cristianos» proponen una fe «intimista» (yo y Dios), en búsqueda de la paz interior, conjugando fe y psicología, al estilo de un club o terapia grupal. Una religión light, para pasarla bien, para las clases medias y medias altas, sin excesivas preocupaciones de orden moral. Una versión cristiana de la Nueva Era (New Age), escogiendo del Evangelio lo que uno cree conveniente para su felicidad, sin ningún sentido de fidelidad a Cristo y a la Iglesia fundada por Él.
Los «cristianos» fueron entre los más ardientes propagadores del libro «Fuerza para vivir», de Jamie Buckingham, patrocinado por la Fundación Arthur S. DeMoss, cuya doctrina aceptan completamente.
DOCTRINA
He aquí algunas de sus enseñanzas básicas:
• fe en Cristo como salvador (luteranismo).
• búsqueda de la paz interior.
• interpretación personal de la Biblia (luteranismo).
• contacto directo con Dios.
• aceptación del divorcio.
• necesidad del bautismo en el Espíritu Santo (pentecostalismo).
• el éxito es la señal del favor de Dios (calvinismo).
• rechazo del sufrimiento (pentecostalismo).

viernes, 25 de diciembre de 2015

Hay navidades diferentes.

DEL SIN SENTIDO Y NAVIDADES.
Hay navidades diferentes.
Está la Navidad familiar, que la gente prepara con esmero atenta a los detalles.
Está la Navidad triste de presos y enfermos.
Está la Navidad melancólica de los solitarios.
Está la Navidad callejera de los sin techo.
Y está la navidad macaca.
Los macacos, entienden que cualquier ocasión es buena para "festejar".
Desde el ya historico 1º de Mayo que el peronchismo convirtió de jornada de lucha en jornada de asado, pasando por cualquier feriado o evento aún familiar.
Un "bautismo", cumpleaños, "casamiento", aniversario, etc, etc, etc.
Todo lo convierten en una orgía de los sentidos que pronto se obnubilan por el alcohol, invitado destacado.
Ya comenté que Jesús el Cristo no nacio el 24-12, pero la Iglesia hace siglos ubicó esa fecha que se mantiene como tradición.
Pero suponiendo que haya sido en esa fecha, no se entiende la relación entre Jesús, borrachera, desmadre, bailar como monos y atronar el espacio con pirotecnia y sonido "musical", con perdón de la palabra.
En estos días estuve escuchando comentarios de Leuco, Longobardi, Lanata, etc, sobre "las fiestas" y el rechazo o adhesión y como "pasarlas".
¿Y porque se supone que hay que pasarlas?
Las fiestas se viven, no se pasan.
Y hago abstracción de la cuestión comercial.
Lo cierto es que la idea está entrando en crisis.
Es evidente que la cuestión está en recuperar el sentido.
Y el único sentido es recordar el nacimiento del hombre mas grande de la historia de la humanidad.
Ni mas, ni menos.
Ya con anterioridad, alguien, comenzó por expulsar a los comerciantes y correrlos a latigazos, mientras rompia sus muebles y arrojaba sus bienes.
Precisamente era el; Jesús.
Estará llegando la hora entonces de recuperar la cordura y rescatar de entre los escombros a la Navidad, limpiarla, acomodarla y conmemorarla con respeto.
Habrá llegado la hora de expulsar a los edonistas, borrachos y malvivientes, aunque para eso haga falta tomar el látigo.
Ustedes disculpen el aguado de fiesta.
Pero ocurre que me gusta pensar, y no me sale muy bien.
Feliz Navidad.