Follow by Email

martes, 30 de octubre de 2012

Solemnidad de Todos los Santos y Conmemoración de los fieles difuntos Celebraciones en la Iglesia Catedral.




Conmemoraci%25C3%25B3n+fieles+difuntos

Las celebraciones anuales de la Solemnidad de Todos los Santos y la Conmemoración de todos los fieles difuntos, nos invita a contemplar a la Iglesia en su forma más amplia: la Iglesia que vive en el cielo (los bienaventurados), la Iglesia que aguarda en los umbrales del cielo limpiarse para entrar (las almas del purgatorio) y la Iglesia que camina por el mundo hacia el cielo (cada uno de nosotros bautizados). El 1° celebramos a los Santos del Cielo, el 2 rezamos por los que aguardan en las puertas del cielo y  ambas celebraciones nos tiene a nosotros por actores que somos los que queremos ser santos desde la Iglesia que está en la tierra yendo hacia la eternidad de Dios.

1.       Jueves 1º de noviembre

08.15 hs.              Santa Misa

09.00 hs.              Santa Misa

12.30 hs.              Santa Misa Solemne y canto de las Letanías de los Santos
Preside Mons. Joaquín M. Sucunza , Obispo Auxiliar y Vicario General del Arzobispado de Buenos Aires.

17.00 hs.              Exposiciíon del Santísimo Sacramento por la santificación del pueblo argentino.

17.30 hs.              IIº Vísperas Solemnes de Todos los Santos

18.00 hs.              Santa Misa

18.45 hs.              Primera suplica por todos los difuntos en la Cripta

2.       Viernes 2 de noviembre

08.15 hs.              Santa Misa por los fieles difuntos

09.00 hs.              Santa Misa por los fieles difuntos

11.00 hs.              Santa Misa por los fieles difuntos

12.30 hs.              Santa Misa por los fieles difuntos y responso en la Cripta

17.30 hs.              Vísperas Solemnes de Difuntos

18.00 hs.              Santa Misa Solemne por los Arzobispos, Obispos y Presbíteros difuntos de la Arquidiócesis de Buenos Aires y procesión con lucernario por las sepulturas de los Arzobispos.
Preside Mons. Joaquín M. Sucunza , Obispo Auxiliar y Vicario General del Arzobispado de Buenos Aires.




Catedral de Buenos Aires

lunes, 15 de octubre de 2012

El Jueves 11 de Octubre de 1962 se dio solemne inicio al Concilio Vaticano II.


A 50 años del Concilio Vaticano II


Dijo el Papa: festejamos con "sobria alegría"


¿Llegó el resurgir primaveral que esperaba la magna asamblea?

Esa noche, cerca de 100.000 personas protagonizaron una marcha de antorchas que suscitó unas breves y poéticas palabras del Beato Juan XXIII (ver 1º video abajo).

Los católicos del mundo entero estaban embargados por intensas expectativas. El Papa Benedicto XVI, al dirigirse a una multitud en similares circunstancias, la noche de Jueves 11 de Octubre de 2012, improvisó las siguientes palabras:

"Buenas noches a todos y gracias por haber venido. Hace cincuenta años, este mismo día, yo también estaba en esta plaza, mirando a esta ventana a la que se asomó el Papa bueno, el beato Juan XXIII, que pronunció palabras inolvidables, palabras llenas de poesía, de bondad, palabras que salían del corazón.
Éramos felices y estábamos llenos de entusiasmo. El gran Concilio ecuménico se había inaugurado; estábamos seguros de que llegaba una primavera para la Iglesia, una nueva Pentecostés, con una presencia nueva y fuerte de la gracia liberadora del Evangelio"

¿Se habrá cumplido la esperanza del resurgir primaveral esperado en forma casi unánime? Parece que no, si repasamos rápida y limitadamente algunas realidades.

La apostasía cunde en muchas naciones europeas, de modo que Europa acaba de negar oficialmente el lugar que a Jesucristo le debe en sus leyes. En esos países, en donde llegó a brillar la Cristiandad, fruto del armónico equilibrio entre el sacerdocio y la política, las otrora fértiles familias católicas, siguen la suicida práctica de la anticoncepción, lo que ha producido una espeluznante caída de los nacimientos, y ha puesto a aquellos países en peligro cierto de islamización.

Si hay menos católicos, porque simplemente no nacen, habrá menos vocaciones; luego se ira extinguiendo el presbiterado, como en Francia donde el promedio de edad de los sacerdotes se acerca a los 70 años. Si no hay sacerdotes y religiosos los conventos sobran y tienen que venderse. Algunas iglesias se clausuran e, inclusive, se venden para museos o ¡Sinagogas!

Por otro lado se ha producido la infiltración en las principales universidades católicas, de teorías heréticas que luego diseminan sus alumnos por el mundo entero con "chapa" romana. Ahí andan los Kung, los Torres Queiruga, los Grün, los Álvarez Valdés, etc. que conforman una lista tan interminable como vergonzante.

El psicoanálisis de Freud ha entrado en muchísimas casas de formación y seminarios, provocando la liberalidad de costumbres y, a la larga, el auge de abusos sexuales de todo género.

Se ha echado en el olvido total y completo, el Latín, idioma de la Iglesia, tan recomendado por el mismo Juan XXIII (Veterum Sapientiæ), de modo que hoy el pueblo de Dios no tiene lengua común, como si fuera posible la existencia de un pueblo sin idioma que lo vincule.
(Hace poco, un exorcista muy reconocido decía que la expulsión de demonios se hace súmamente difícil cuando se emplea la lengua vernácula, como si el diablo se riera, pero se calla y se espanta cuando se le habla en Latín. Lo mismo el ritual novus ordo, cuya efectividad es completamente inferior al antiguo, de modo que la mayoría de los exorcistas lo ha abandonado).

Y aquí llegamos al centro de la cosa: la pavorosa devastación litúrgica de que somos testigos, producto del desorden y la falta de ejercicio de la autoridad, ha convertido la Santa Misa en un show de dudoso gusto, una cena que eclipsa casi totalmente el sacrificio de la Cruz, renovado en forma incruenta sobre el altar.

Es, en nuestra opinión, evidente, que el otoño con visos de crudo invierno que padecemos (como dijo alguna vez el Cardenal Ratzinger en Informe sobre la Fe), tiene su origen en el aquelarre posconciliar sobrevenido sobre la sagrada liturgia.
Este es el corazón del problema, que no será resuelto mientras no se restaure en todo su esplendor, la belleza, la dignidad y la precisión el culto debido a Dios, enseñado por los mismos Apóstoles y que la Tradición se ha encargado de custodiar por siglos.

Por eso quizá el Santo Padre, luego de decirle a la multitud las palabras copiadas al inicio de esta nota, siguió así:

"Hoy también somos felices, tenemos la alegría en nuestro corazón, pero podríamos decir que es una alegría, quizás, más sobria, una alegría humilde.
En estos cincuenta años hemos aprendido y experimentado que el pecado original existe y se traduce, siempre de nuevo, en pecados personales, que pueden transformarse en estructuras del pecado. Hemos visto que en el campo del Señor también hay siempre cizaña. Hemos visto que en la red de Pedro también hay peces podridos. Hemos visto que la fragilidad humana también está presente en la Iglesia, que la barca de la Iglesia también navega con viento contrario, en medio de tempestades que la acechan y, a veces, hemos pensado: 'El Señor duerme y se ha olvidado de nosotros'".

Por supuesto que el Papa, a continuación, enseña que "también hemos tenido una experiencia nueva de la presencia del Señor, de su bondad, de su fuerza, etc.".

Pero el sentido del discurso, y el balance ya está claro para el que quiera entender:

Si en el "invierno" del 62 estábamos entusiastamente alegres (como dijo el Papa), ¿por qué habríamos de estar sobriamente alegres ahora si la primavera hubiera acontecido?

Quizá el Papa haya querido decir también, que en el 62 había en el ambiente algo parecido a un entusiasmo "iluminista", es decir, una confianza en renovar la Iglesia basándose principalmente en las fuerzas del hombre. Por eso ahora, verificado un resultado menos alentador, ese mismo entusiasmo es humilde. Pues la humildad consiste en despojarse de sí para confiar en el Señor. (ver Monición para el próximo Domingo AQUÍ)
Y ya que a los organizadores de eventos de todos los tiempos les han gustado y les gustan las cifras exitosas que remarcan continuamente, recordemos que cuando Juan XXIII se asomó al balcón para ver la procesión en la noche del 11 de Octubre de 1962, pudo contemplar una multitud estimada en 100.000 personas, siendo el mundo poblado por alrededor de 3.000 millones de habitantes que carecían de la agilidad provista por los actuales medios de transporte.

En cambio, el 11 de Octubre de 2012 sólo asistieron 40.000 en un planeta habitado por 7.000 millones de seres que viven pegados al teléfono celular, a internet, y a los vuelos supersónicos.
Cincuenta años después, la Plaza de San Pedro fue, estadísticamente, ¡seis veces menos católica!

Les dejamos abajo imágenes de los dos momentos:


Plaza de San Pedro el 11 de Octubre de 1962





Plaza de San Pedro el 11 de Octubre de 2012




Curiosamente, el video comienza luego de la frase del Papa en la que indicó la sobria alegría con que celebra el aniversario. Más adelante dice, increíblemente el periodista, "el Papa... recordó que junto a los problemas ha habido motivos de sobra  para estar satisfechos". Con lo cual el oyente entiende que las dijo propiamente el Sumo Pontífice. Casualidad o habilidad para hacer decir lo que no se dijo.
Curiosamente también este video fue eliminado de la página de Rome Reports.



Discurso completo del Santo Padre

“Buenas noches a todos y gracias por haber venido. Hace cincuenta años, este mismo día, yo también estaba en esta plaza, mirando a esta ventana a la que se asomó el Papa bueno, el beato Juan XXIII, que pronunció palabras inolvidables, palabras llenas de poesía, de bondad, palabras que salían del corazón.

Éramos felices y estábamos llenos de entusiasmo. El gran Concilio ecuménico se había inaugurado; estábamos seguros de que llegaba una primavera para la Iglesia, una nueva Pentecostés, con una presencia nueva y fuerte de la gracia liberadora del Evangelio.

Hoy también somos felices, tenemos la alegría en nuestro corazón, pero podríamos decir que es una alegría, quizás, más sobria, una alegría humilde.

En estos cincuenta años hemos aprendido y experimentado que el pecado original existe y se traduce, siempre de nuevo, en pecados personales, que pueden transformarse en estructuras del pecado. Hemos visto que en el campo del Señor también hay siempre cizaña. Hemos visto que en la red de Pedro también hay peces podridos. Hemos visto que la fragilidad humana también está presente en la Iglesia, que la barca de la Iglesia también navega con viento contrario, en medio de tempestades que la acechan y, a veces, hemos pensado: 'El Señor duerme y se ha olvidado de nosotros'.

Esta es una parte de las experiencias de estos 50 años. Pero también hemos tenido una experiencia nueva de la presencia del Señor, de su bondad, de su fuerza. El fuego del Espíritu Santo, el fuego de Cristo no es un fuego devorador o destructor; es un fuego silencioso, es una pequeña llama de bondad, de bondad y verdad que transforma, que da luz y calor. Hemos visto que el Señor no nos olvida.

Hoy también, a su manera, humildemente, el Señor está presente y calienta los corazones, muestra vida, crea carismas de bondad y de caridad que iluminan al mundo y son para nosotros garantía de la bondad de Dios. Sí, Cristo vive, está con nosotros también hoy, y podemos ser felices también ahora porque su bondad no se apaga.¡Hoy también es fuerte!.

Al final, me atrevo a hacer mías las palabras inolvidables del papa Juan: “Id a vuestras casas, dad un beso a los niños y decidles que es un beso del Papa”.

En este sentido y de todo corazón os imparto mi bendición: “Bendito sea el nombre del Señor”.

lunes, 8 de octubre de 2012

“Madre enséñanos a trabajar por la Justicia”.


06 de octubre de 2012: Este sábado a las 12:00, se da inicio la 38ª Peregrinación Juvenil  a Pie a Luján.
Con la imagen cabecera, de Nuestra Señora de Luján, la peregrinación parte desde Rivadavia y Gral. Paz, del barrio porteño de Liniers.
Este año el lema de la peregrinación es: “Madre enséñanos a trabajar por la Justicia”.
Para Caritas se les pide llevar alimentos.
Las Misas en la Basílica de Luján durante la Peregrinación:
Sábado 6 de octubre- Comenzarán a las 08:00 y continuarán a las 09:00; 10:00; 11:00; 12:30; 15:30; 17:00; 19:00; 20:30;  22:00 y 23:30.
Domingo 7 de octubre- Comenzarán a la 01:00 y continuarán a las 02:30; 04:00; 05:30; 07:00 (presidida por el Cardenal Bergoglio y obispos); 09:00; 10:00; 11:00; 12:30.
Por cualquier duda o consulta se puede ingresar en la web de la Basílica de Luján: www.basilicadelujan.org.ar

jueves, 4 de octubre de 2012

A LOS SACERDOTES, CONSAGRADOS, CONSAGRADAS y FIELES LAICOS de la ARQUIDIÓCESIS.


Arzobispado de Buenos Aires


Queridos hermanos:
Entre las experiencias más fuertes de las últimas décadas está la de encontrar puertas cerradas. La creciente inseguridad fue llevando, poco a poco, a trabar puertas, poner medios de vigilancia, cámaras de seguridad, desconfiar del extraño que llama a nuestra puerta. Sin embargo, todavía en algunos pueblos hay puertas que están abiertas. La puerta cerrada es todo un símbolo de este hoy. Es algo más que un simple dato sociológico; es una  realidad existencial que va marcando un estilo de vida, un modo de pararse frente a la realidad, frente a los otros, frente al futuro. La puerta cerrada de mi casa, que es el lugar de mi intimidad, de mis sueños, mis esperanzas y sufrimientos así como de mis alegrías, está cerrada para los otros. Y no se trata sólo de mi casa material, es también el recinto de mi vida, mi corazón.  Son cada vez menos los que pueden atravesar ese umbral. La seguridad de unas puertas blindadas custodia la inseguridad de una vida que se hace más frágil y menos permeable a las riquezas de la vida y del amor de los demás.

La imagen de una puerta abierta ha sido siempre el símbolo de luz, amistad, alegría, libertad, confianza. ¡Cuánto necesitamos recuperarlas! La puerta cerrada nos daña, nos anquilosa, nos separa.

Iniciamos el Año de la fe y paradójicamente la imagen que propone el Papa es la de la puerta, una puerta que hay que cruzar para poder encontrar lo que tanto nos falta. La Iglesia, a través de la voz y el corazón de Pastor de Benedicto XVI, nos invita a cruzar el umbral, a dar un paso de decisión interna y libre: animarnos a entrar a una nueva vida.

La puerta de la fe nos remite a los Hechos de los Apóstoles: “Al llegar, reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe” (Hechos 14,27).  Dios siempre toma la iniciativa y no quiere que nadie quede excluido. Dios  llama a la puerta de nuestros corazones: Mira, estoy a la puerta y llamo, si alguno escucha mi voz y abre la puerta entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo (Ap. 3, 20). La fe es una gracia, un regalo de Dios. “La fe sólo crece y se fortalece creyendo; en un abandono continuo  en las manos de un amor que se experimenta siempre como más grande porque tiene su origen en Dios”

Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida mientras avanzamos delante de tantas puertas que hoy en día se nos abren, muchas de ellas puertas falsas, puertas que invitan de manera muy atractiva pero mentirosa a tomar camino, que prometen una felicidad vacía, narcisista y con fecha de vencimiento; puertas que nos llevan a encrucijadas en las que, cualquiera sea la opción que sigamos, provocarán a corto o largo plazo angustia y desconcierto, puertas autorreferenciales que se agotan en sí mismas y sin garantía de futuro. Mientras las puertas de las casas están cerradas, las puertas de los shoppings están siempre abiertas. Se atraviesa la puerta de la fe, se cruza ese umbral, cuando la Palabra de Dios es anunciada y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma. Una gracia que lleva un nombre concreto, y ese nombre es Jesús. Jesús es la puerta.  (Juan 10:9)  “Él, y Él solo, es, y siempre será, la puerta. Nadie va al Padre sino por Él. (Jn. 14.6)” Si no hay Cristo, no hay camino a Dios. Como puerta nos abre el camino a Dios y como Buen Pastor  es el Único que cuida de nosotros al costo de su propia vida.

Jesús es la puerta y llama a nuestra puerta para que lo dejemos atravesar el umbral de nuestra vida. No tengan miedo… abran de par en par las puertas a Cristo nos decía el Beato Juan Pablo II al inicio de su pontificado. Abrir las puertas del corazón como lo hicieron los discípulos de Emaús, pidiéndole que se quede con nosotros para que podamos traspasar las puertas de la fe y el mismo Señor nos lleve a comprender las razones por las que se cree, para después salir a anunciarloLa fe supone decidirse a estar con el Señor para vivir con él y compartirlo con los hermanos.

Damos gracias a Dios por esta oportunidad de valorar nuestra vida de hijos de Dios, por  este  camino de fe que empezó en nuestra vida con las aguas del bautismo, el inagotable y fecundo rocío que nos hace hijos de Dios y miembros hermanos en la Iglesia. La meta, el destino o fin es el encuentro con Dios con quien ya hemos entrado en comunión y que quiere restaurarnos, purificarnos, elevarnos, santificarnos, y darnos la felicidad que anhela nuestro corazón.

Queremos dar gracias a Dios porque sembró en el corazón de nuestra Iglesia Arquidiocesana el deseo de contagiar y dar a manos abiertas este don del Bautismo. Este es el fruto de un largo camino iniciado con la pregunta ¿Cómo ser Iglesia en Buenos Aires? transitado por el camino del Estado de Asamblea para enraizarse en el Estado de Misión como opción pastoral permanente.

Iniciar este año de la fe es una nueva  llamada a ahondar en nuestra vida esa fe recibida. Profesar la fe con la boca implica vivirla en el corazón y mostrarla con las obras: un testimonio y un compromiso público. El discípulo de Cristo, hijo de la Iglesia, no puede pensar nunca que creer es un hecho privado. Desafío importante y fuerte para cada día, persuadidos de que el que comenzó en ustedes la buena obra la perfeccionará hasta el día, de  Jesucristo. (Fil.1:6) Mirando nuestra realidad, como discípulos misioneros, nos preguntamos: ¿a qué nos desafía cruzar el umbral de la fe?

Cruzar el umbral de la fe nos desafía a descubrir que si bien hoy parece que reina la muerte en sus variadas formas y que la historia se rige por la ley del más fuerte o astuto y si el odio y la ambición funcionan como motores de tantas luchas humanas, también estamos absolutamente convencidos de que esa triste realidad puede cambiar y debe cambiar, decididamente porque “si Dios está con nosotros ¿quién podrá contra nosotros? (Rom. 8:31,37)

Cruzar el umbral de la fe supone  no sentir vergüenza de tener un corazón de niño que, porque todavía cree en los imposibles, puede vivir en la esperanza: lo único capaz de dar sentido y transformar la historia. Es pedir sin cesar, orar sin desfallecer y adorar para que se nos transfigure la mirada.

Cruzar el umbral de la fe nos lleva a implorar para cada uno “los mismos sentimientos de Cristo Jesús” (Flp. 2, 5)experimentando así una manera nueva de pensar, de comunicarnos, de mirarnos, de respetarnos, de estar en familia, de plantearnos el futuro, de vivir el amor, y la vocación.

Cruzar el umbral de la fe es actuar, confiar en la fuerza del Espíritu Santo presente en la Iglesia y que también se manifiesta en los signos de los tiempos, es acompañar el constante movimiento de la vida y de la historia sin caer en el derrotismo paralizante de que todo tiempo pasado fue mejor; es urgencia por pensar de nuevo, aportar de nuevo, crear de nuevo, amasando la vida con “la nueva levadura de la  justicia y la santidad”. (1 Cor 5:8)

Cruzar el umbral de la fe implica tener ojos de asombro y un corazón no perezosamente acostumbrado, capaz de reconocer que cada vez que una mujer da a luz se sigue apostando a la vida y al futuro, que cuando cuidamos la inocencia de los chicos garantizamos la verdad de un mañana y cuando mimamos la vida entregada de un anciano hacemos un acto de justicia y acariciamos nuestras raíces.

Cruzar el umbral de la fe es el trabajo vivido con dignidad y vocación de servicio, con la abnegación del que vuelve una y otra vez a empezar sin aflojarle a la vida, como si todo lo ya hecho fuera sólo un paso en el camino hacia el reino,  plenitud de vida. Es la silenciosa espera después de la siembra cotidiana, contemplar el fruto recogido dando gracias al Señor porque es bueno y pidiendo que no abandone la obra de sus manos. (Sal 137)

Cruzar el umbral de la fe exige  luchar por la libertad y la convivencia aunque el entorno claudique, en la certeza de que el Señor nos pide practicar el derecho, amar la bondad, y caminar humildemente con nuestro Dios. ( Miqueas 6:8)

Cruzar el umbral de la fe entraña la permanente conversión de nuestras actitudes, los modos y los tonos con los que vivimos; reformular y no emparchar o barnizar, dar la nueva forma que imprime Jesucristo a aquello que es tocado por su mano y su evangelio de vida, animarnos a hacer algo inédito por la sociedad y por la Iglesia; porque “El que está en Cristo es una nueva criatura”. (2 Cor 5,17-21)

Cruzar el umbral de la fe nos lleva a  perdonar y saber arrancar una sonrisa, es acercarse a todo aquel que vive en la periferia existencial y llamarlo por su nombre, es cuidar las fragilidades de los más débiles y sostener sus rodillas vacilantes con la certeza de que lo que hacemos por el más pequeño de nuestros hermanos al mismo Jesús lo estamos haciendo. (Mt. 25, 40)

Cruzar el umbral de la fe supone celebrar la vida, dejarnos transformar porque nos hemos hecho uno con Jesús en la mesa de la eucaristía celebrada en comunidad, y de allí estar con  las manos y el corazón ocupados trabajando en el gran proyecto del Reino: todo lo demás nos será dado por añadidura. (Mt. 6.33)

Cruzar el umbral de la fe es vivir en el espíritu del Concilio y de Aparecida, Iglesia de puertas abiertas no sólo para recibir sino fundamentalmente para salir y llenar de evangelio la calle y la vida de los hombres de nuestros tiempo.

Cruzar el umbral de la fe para nuestra Iglesia Arquidiocesana, supone  sentirnos confirmados en la Misión de ser una Iglesia que vive, reza y trabaja en clave misionera.

Cruzar el umbral de la fe es, en definitiva, aceptar la novedad de la vida del Resucitado en nuestra pobre carne para hacerla signo de la vida nueva.

Meditando todas estas cosas miremos a María, Que Ella, la Virgen Madre , nos acompañe en este cruzar el umbral de la fe y traiga sobre nuestra Iglesia en Buenos Aires el Espíritu Santo, como en Nazaret, para que igual que ella adoremos al Señor y salgamos a anunciar las maravillas que ha hecho en nosotros.


1 de Octubre de 2012
Fiesta de Santa Teresita del Niño Jesús


Card. Jorge Mario Bergoglio s.j.

miércoles, 3 de octubre de 2012

VI Encuentro Fraterno de Evangélicos y Católicos.


Arzobispado de Buenos Aires

"El Evangelio, poder de Dios"
(Rom.1, 16)

El próximo sábado 13 de octubre de 10 a 18 horas en el estadio Luna Park (Avda. Madero 420),  se realizará el VI Encuentro Fraterno de Católicos y Evangélicos, organizado por C.R.E.C.E.S. Comunión Renovada de Evangélicos y Católicos en el Espíritu Santo (CRECES es una iniciativa de laicos y pastores, comenzada en el año 2003, que reúne a cristianos católicos y eva ngélicos. Iniciativa de oración y escucha de la palabra de Dios, buscando juntos la unidad del Cuerpo de Cristo)

(La ofrenda-colecta que se realice en el Luna Park será destinada al Hospital Borda.)

El padre Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia , junto al Pastor Carlos Mraida, uno de los Presidentes del Consejo de Pastores de Buenos Aires, predicarán en el Luna Park. Del Encuentro participará el Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Jorge Mario Bergoglio sj.

Previamente a las 12 hs. se realizará en el Luna Park una conferencia de prensa de la que participarán el padre Raniero Cantalamessa y otros miembros del Consejo de CRECES.


Para inscribirse al VI Encuentro, enviar un mail a: inscripcionsextoencuentro@gmail.com


Este VI Encuentro Fraterno de Católicos y Evangélicos será precedido por el II Retiro de Sacerdotes y Pastores que se realizará del 9 al 11 de octubre en El Cenáculo-La Montonera (Pilar)- bajo el lema: "El Evangelio, Poder de Dios" (Rom.1, 16). El Retiro,únicamente para sacerdotes y pastores, será predicado por el padre Raniero Cantalamessa y el pastor Carlos Mraida.

Para los SACERDOTES y PASTORES -ÚNICAMENTE- que deseen inscribirse al Retiro, enviar un mail a: inscripcionsegundoretiro@gmail.com



Para mayor información contactarse con:

§ Virginia Bonard
(011) 15-5934-1461

§ Evangelina Márquez
(011) 15-4056-0304

lunes, 1 de octubre de 2012

Peregrinación a Luján 2012.


Arzobispado de Buenos Aires



“La paz para todos nace de la justicia de cada uno
y ninguno puede eludir este compromiso esencial
de promover la justicia,
según las propias competencias y responsabilidades”.

Mensaje de Su Santidad Benedicto XVI
Jornada Mundial de la Paz - 1 de enero 2012




Bajo el lema “Madre, enseñanos a trabajar por la justicia” el sábado 6 y domingo 7 de octubre se realizará la 38° Peregrinación Juvenil a Pie a Luján.

Como referente de los peregrinos, la Imagen Cabecera de Nuestra Señora de Luján partirá el sábado a las 12 desde Rivadavia y General Paz, en el porteño barrio de Liniers, y arribará el domingo a las 7 de la mañana a la Basílica en momentos en que el Cardenal Jorge Mario Bergoglio sj encabezará la misa central.

Domingo 7 de Octubre
7 hs.

Misa central presidida por el Arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de Argentina, Jorge Mario Bergoglio s.j.


MATERIAL DE DIFUSIÓN PARA RADIO Y TELEVISIÓN

En caso que deseen transmitir por sus programas/medios los spots de radio o televisión, solicitarlos a:info@peregrinacionlujan.org.ar


SERVIDORES DE LOS PEREGRINOS

La Comisión Arquidiocesana de Piedad Popular continúa preparando y coordinando todos los recursos necesarios para brindarles a los peregrinos los servicios que requieran para alivianar su camino a Luján.

Son más de 5000 los voluntarios que colaboran en forma desinteresada en los más de 50 puestos de apoyo y sanitarios.

Se trata de servidores experimentados y comprometidos en al tarea de ayudar al prójimo y de brindar atención médica, bebidas y alimentos, así como también atender las inquietudes de los peregrinos, escuchándolos y fortaleciéndolos con palabras de apoyo y aliento, para que cumplan con el único fin que persigue el peregrino: llegar a la casa de la Virgen de Luján.

Los puestos sanitarios, estarán ubicados desde Liniers hasta Luján.

La Comisión de Piedad Popular solicitó, a través de las autoridades provinciales, que en el tramo que va desde Liniers a Merlo se instalen referencias sanitarias en las proximidades del ferrocarril, con la presencia de profesionales de la salud y ambulancias, entre otros requerimientos.

En tanto que, desde Merlo hasta Luján, se ubicarán los puestos sanitarios cada 500 metros aproximadamente. Allí, los peregrinos podrán solicitar asistencia médica en caso que lo necesite.

Es importante resaltar que todos los servicios se ofrecen gratuitamente y que todos los puntos de referencia, tanto los sanitarios como los de apoyo, estarán visiblemente identificados con la imagen de la Virgen de Luján y el número de puesto en color rojo.

Los voluntarios que participan del operativo sanitario, de apoyo y de seguridad, estarán presentes a lo largo del recorrido desde las 8 hs del sábado 6 hasta las 9hs del domingo 7.

Participan de este grupo altruista: comunidades parroquiales, colegios, Organizaciones No Gubernamentales y grupos scouts.

Además, les dan una mano a los peregrinos: empresas, obras sociales y profesionales de la salud, así como también efectivos policiales (provinciales y municipales) y miembros de Defensa Civil (provinciales y municipales).

También colaboran diversos organismos del Gobierno Nacional, Provincial y Municipal.


¿QUE NECESITAN LOS PEREGRINOS?

Año tras año quedó demostrado que la Peregrinación Juvenil a Luján es espontánea y multitudinaria.

Ante esto, la Comisión Arquidiocesana de Piedad Popular, requiere para asistir en forma gratuita a todos los que estén caminando:

  • ALFAJORES
  • GALLETITAS
  • CHOCOLATES
  • BARRITAS DE CEREAL
  • CALDOS INSTANTÁNEOS

Nota: las donaciones se reciben hasta el 5 de octubre.


ACREDITACION DE VEHICULOS DE PRENSA PARA PEREGRINACION A LUJAN

Los vehículos de medios radiales, televisivos y gráficos que cubran periodísticamente el evento transitando las rutas por donde caminarán los peregrinos, deberán tramitar los permisos de circulación, sin excepción.

A tal fin, es necesario completar los datos que se solicitan más abajo a fin de garantizarles la acreditación de uno o más vehículos ya que NO se permitirá circular por el camino de los peregrinos sin el permiso otorgado por el área de Prensa de la Comisión de Piedad Popular.

DATOS DEL VEHÍCULO
MARCA

MODELO

COLOR

AÑO

PATENTE

TIPO


DATOS DEL CONDUCTOR
APELLIDO

NOMBRE

REGISTRO

DNI

CELULAR

MAIL






MEDIO SOLICITANTE: ……………………………………………………
NOMBRE, TELEFONO Y MAIL DEL PRODUCTOR DE PISO:…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

En el caso de que aún su medio no haya designado el vehículo y el conductor, solicitamos comunicarse antes del viernes por esta vía o en forma telefónica para gestionar la acreditación.

Los permisos de circulación serán entregados a los medios el mismo sábado 6 antes de las once de la mañana,  en la puerta de la Parroquia San Cayetano de Liniers, Cuzco 150,  Ciudad de Buenos Aires.




Para consultas y/o entrevistas:

Equipo de Prensa - Comisión Arquidiocesana de Piedad Popular
Liliana: (011) 15-5313-5530
Ana: (011) 15-6152-1438
Juan Manuel: (011) 15-6813-6184
Mayra: (011) 15-6743-4943