Follow by Email

lunes, 28 de septiembre de 2015

"Dios entregó su creación a una familia".

De la larga actividad del Papa en los Estados Unidos retrataremos lo sucedido en la ciudad de Filadelfia como una muestra importante del mensaje del Santo Padre. Francisco concluyó con su participación en la Fiesta de las Familias, organizada en el Parque Benjamin Franklin al que Francisco llegó en papámovil saludado por miles de personas. El presentador de la fiesta fue el actor estadounidense Mark Wahlberg que dio paso a diversas actuaciones musicales, entre las cuales las de Aretha Franklin que cantó "Amazing Grace", el tenor Andrea Boccelli, que entonó el Padre Nuestro acompañado por la Orquesta Sinfónica de Filadelfia y el cantante colombiano Juanes. La fiesta estuvo intercalada por lecturas, algunas leídas por el actor Jim Caviezel, y testimonios de familias de diversas partes del mundo.

El Papa entregó el texto que tenía preparado para la ocasión y que reproducimos más abajo e improvisó un breve discurso donde dijo que Dios entregó lo más "lindo" que hizo, el mundo, a una familia, a un hombre y una mujer, para que crecieran, se multiplicasen y cultivasen la tierra. También resaltó que el Todopoderoso no mandó a su Hijo a un palacio, sino a una familia y afirmó que la familia tiene carta de ciudadanía divina. Recordó que en los hogares hay problemas pero que se superan con el amor porque la división de los corazones no vence ninguna dificultad y, por último, insistió en el cuidado especial que merecen los niños y los abuelos, esperanza y memoria de la familia.

Sigue el texto del discurso preparado por el Santo Padre:

"Quiero agradecerle, en primer lugar, a las familias que se han animado a compartir con nosotros su vida, gracias por su testimonio. Siempre es un regalo poder escuchar a las familias compartir sus experiencias de vida; eso toca el corazón. Sentimos que ellas nos hablan de cosas verdaderamente personales y únicas que en cierta medida nos involucran a todos. Al escuchar sus vivencias podemos sentirnos implicados, interpelados como matrimonios, como padres, como hijos, hermanos, abuelos. Mientras los escuchaba pensaba cuán importante es compartir la vida de nuestros hogares y ayudarnos a crecer en esta hermosa y desafiante tarea de ''ser familia".

Estar con ustedes me hace pensar en uno de los misterios más hermosos del cristianismo. Dios no quiso venir al mundo de otra forma que no sea por medio de una familia. Dios no quiso acercarse a la humanidad sino por medio de un hogar. Dios no quiso otro nombre para sí que llamarse Emmanuel, es el Dios-con-nosotros. Y este ha sido desde el comienzo su sueño, su búsqueda, su lucha incansable por decirnos: ''Yo soy el Dios con ustedes, el Dios para ustedes''. Es el Dios que, desde el principio de la creación, dijo: ''No es bueno que el hombre esté solo'', y nosotros podemos seguir diciendo: No es bueno que la mujer esté sola, no es bueno que el niño, el anciano, el joven estén solos; no es bueno. Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y los dos no serán sino una sola carne. Los dos no serán sino un hogar, una familia.

Y así desde tiempos inmemorables, en lo profundo del corazón, escuchamos esas palabras que golpean con fuerza en nuestro interior: No es bueno que estés solo. La familia es el gran don, el gran regalo de este ''Dios-con-nosotros'', que no ha querido abandonarnos a la soledad de vivir sin nadie, sin desafíos, sin hogar.

Dios no sueña solo, busca hacerlo todo "con nosotros". El sueño de Dios se sigue realizando en los sueños de muchas parejas que se animan a hacer de su vida una familia. Por eso, la familia es el símbolo vivo del proyecto amoroso que un día el Padre soñó. Querer formar una familia es animarse a ser parte del sueño de Dios, es animarse a soñar con Él, es animarse a construir con Él, es animarse a jugarse con Él esta historia de construir un mundo donde nadie se sienta solo, que nadie sienta que sobra o que no tiene un lugar.

Los cristianos admiramos la belleza y cada momento familiar como el lugar donde de manera gradual aprendemos el significado y el valor de las relaciones humanas. ''Aprendemos que amar a alguien no es meramente un sentimiento poderoso, es una decisión, es un juicio, es una promesa''. Aprendemos a jugárnosla por alguien y que esto vale la pena.

Jesús no fue un "solterón", todo lo contrario. Él ha desposado a la Iglesia, la ha hecho su pueblo. Él se jugó la vida por los que ama dando todo de sí, para que su esposa, la Iglesia, pudiera siempre experimentar que Él es el Dios con nosotros, con su pueblo, su familia. No podemos comprender a Cristo sin su Iglesia, como no podemos comprender la Iglesia sin su esposo, Cristo-Jesús, quien se entregó por amor y nos mostró que vale la pena hacerlo.

Jugársela por amor, no es algo de por sí fácil. Al igual que para el Maestro, hay momentos que este ''jugársela'' pasa por situaciones de cruz. Momentos donde parece que todo se vuelve cuesta arriba. Pienso en tantos padres, en tantas familias, a las que les falta el trabajo o poseen un trabajo sin derechos que se vuelve un verdadero calvario. Cuánto sacrificio para poder conseguir el pan cotidiano. Lógicamente, estos padres, al llegar a su hogar, no pueden darle lo mejor de sí a sus hijos por el cansancio que llevan sobre sus "hombros".

Pienso en tantas familias que no poseen un techo sobre el que cobijarse o viven en situaciones de hacinamiento. Que no poseen el mínimo para poder construir vínculos de intimidad, de seguridad, de protección frente a tanto tipo de inclemencias. Pienso en tantas familias que no pueden acceder a los servicios sanitarios mínimos. Que, frente a problemas de salud, especialmente de los hijos o de los ancianos, dependen de un sistema que no logra tomarlos con seriedad, postergando el dolor y sometiendo a estas familias a grandes sacrificios para poder responder a sus problemas sanitarios.

No podemos pensar en una sociedad sana que no le dé espacio concreto a la vida familiar. No podemos pensar en una sociedad con futuro que no encuentre una legislación capaz de defender y asegurar las condiciones mínimas y necesarias para que las familias, especialmente las que están comenzando, puedan desarrollarse. Cuántos problemas se revertirían si nuestras sociedades protegieran y aseguraran que el espacio familiar, sobre todo el de los jóvenes esposos, encontrara la posibilidad de tener un trabajo digno, un techo seguro, un servicio de salud que acompañe la gestación familiar en todas las etapas de la vida.

El sueño de Dios sigue irrevocable, sigue intacto y nos invita a nosotros a trabajar, a comprometernos en una sociedad pro familia. Una sociedad, donde ''el pan, fruto de la tierra y el trabajo de los hombres'', siga siendo ofrecido en todo techo alimentando la esperanza de sus hijos. Ayudémonos a que este "jugársela por amor" siga siendo posible. Ayudémonos los unos a los otros, en los momentos de dificultad, a aliviar las cargas. Seamos los unos apoyo de los otros, seamos las familias apoyo de otras familias.

No existen familias perfectas y esto no nos tiene que desanimar. Por el contrario, el amor se aprende, el amor se vive, el amor crece ''trabajándolo'' según las circunstancias de la vida por la que atraviesa cada familia concreta. El amor nace y se desarrolla siempre entre luces y sombras. El amor es posible en hombres y mujeres concretos que buscan no hacer de los conflictos la última palabra, sino una oportunidad. Oportunidad para pedir ayuda, oportunidad para preguntarse en qué tenemos que mejorar, oportunidad para poder descubrir al Dios con nosotros que nunca nos abandona. Este es un gran legado que le podemos dejar a nuestros hijos, una muy buena enseñanza: nos equivocamos, sí; tenemos problemas, sí; pero sabemos que eso no es lo definitivo. Sabemos que los errores, los problemas, los conflictos son una oportunidad para acercarnos a los demás, a Dios.

Esta noche nos encontramos para rezar, para hacerlo en familia, para hacer de nuestros hogares el rostro sonriente de la Iglesia. Para encontrarnos con el Dios que no quiso venir al mundo de otra forma que no sea por medio de una familia. Para encontrarnos con el Dios con nosotros, el Dios que está siempre entre nosotros''.

lunes, 21 de septiembre de 2015

XXVIII Encuentro Internacional por la Paz.

"La paz es siempre posible- Religiones y culturas en diálogo", es el título del XXVIII Encuentro Internacional por la Paz, promovido por la Comunidad de San Egidio y que esta vez, veinte años después del final de la guerra en los Balcanes, se desarrolla en Tirana (Albania) del 6 al 8 de septiembre. Los Encuentros siguen el surco trazado por san Juan Pablo II con el primero de ellos que tuvo lugar en 1986 en Asís (Italia).

Reproducimos a continuación amplios extractos del mensaje que el Santo Padre ha enviado a sus participantes y que está fechado el 29 de agosto de 2015, memoria del martirio de San Juan Bautista.

"Mientras cambian los escenarios de la historia y los pueblos están llamados a hacer frente a transformaciones profundas y, a veces dramáticas, se advierte cada vez más la necesidad de que los seguidores de diferentes religiones se encuentren, dialoguen, caminen juntos y colaboren por la paz, en el "espíritu de Asís" que hace referencia al testimonio luminoso de San Francisco".

"Este año habéis elegido Tirana, capital de un país que se ha convertido en un símbolo de la coexistencia pacífica entre las diferentes religiones, después de una larga historia de sufrimiento... Quise elegir Albania como el primer país europeo que visitar, precisamente para alentar el camino de la convivencia pacífica después de las trágicas persecuciones que sufrieron los creyentes albaneses en el siglo pasado. La larga lista de mártires todavía habla de ese período oscuro, pero también del poder de la fe que no se deja doblegar por la prepotencia del mal. En ningún otro país del mundo ha sido tan fuerte la decisión de excluir a Dios de la vida de un pueblo; incluso un signo religioso era suficiente para ser castigado con la prisión, cuando no con la muerte. Este triste primado ha marcado profundamente al pueblo albanés, hasta el momento de la libertad recuperada cuando los miembros de las diversas comunidades religiosas, probadas por los sufrimientos comunes, se volvieron a encontrar para vivir juntos en paz".

"Y debido a que tiene su fundamento en Dios, "la paz es siempre posible", como el título de vuestro encuentro de este año. Y es necesario reafirmar esta verdad especialmente hoy, cuando en algunas partes del mundo parecen prevalecer la violencia, la persecución y los abusos contra la libertad religiosa, junto con la resignación ante los conflictos que se arrastran. ¡Nunca debemos resignarnos a la guerra! Y no podemos permanecer indiferentes frente aquellos que sufren a causa de la guerra y la violencia. Por eso he elegido como tema de la próxima Jornada Mundial de la Paz: "Vence la indiferencia y conquista la paz." Pero la violencia es también construir muros y barreras para bloquear a los que buscan un lugar de paz. Violencia es rechazar a los que huyen de condiciones inhumanas esperando un futuro mejor. Violencia es descartar a los niños y ancianos de la sociedad y de la vida misma Violencia es ensanchar la brecha entre los que desperdician lo superfluo y los que carecen de lo necesario!"

"En este mundo, la fe en Dios nos hace creer y nos hace exclamar en voz alta que la paz es posible. La fe nos mueve a confiar en Dios y no resignarnos a la obra del mal. Como creyentes estamos llamados a redescubrir la vocación universal a la paz depositada en el corazón de nuestras diversas tradiciones religiosas, y a presentarla con valentía a los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Y reitero cuanto afirmé a ese propósito siempre en Tirana hablando con los líderes religiosos: "La verdadera religión es fuente de paz y no de violencia! Nadie puede usar el nombre de Dios para cometer actos de violencia! Matar en nombre de Dios es un gran sacrilegio! Discriminar en el nombre de Dios es inhumano".

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Genocidio de armenios y persecución de los cristianos.

El Papa recibe al líder de la Iglesia armenia y denuncia la actual persecución.

El Papa recordó a los mártires de la Iglesia de Armenia, evocó el genocidio de los armenos, sin mencionarlo explícitamente, y denunció la persecución de cristianos de nuestros días.

Benedicto XVI 
Este testimonio culminó en el siglo XX, un momento de gran sufrimiento para vuestra gente. FLASH
Recientemente, a todos nos ha entristecido la escalada de persecución y violencia contra cristianos en algunas zonas de Oriente Medio y en otros lugares
.

El Catholicos tiene su sede en Líbano. Por eso, el Papa añadió que cada día reza por la paz en este país y en todo Oriente Medio. Benedicto XVI añadió que sólo habrá paz en la zona cuando cada país pueda decidir su propio destino y cada grupo étnico y religioso acepte y respete a los demás.

Por su parte, Aram I subrayó que las Iglesias deben ser instrumentos de paz y que para eso deben reconocer todos los genocidios, también el armeno.

El catholicos recordó su encuentro con Juan Pablo II, y añadió que esta visita supone un nuevo paso para el diálogo ecuménico.

Aram I
Catholicos
Nuestro encuentro constituye una oportunidad privilegiada para rezar y reflexionar juntos, y para renovar nuestro compromiso y esfuerzos por la unidad de los cristianos.

Junto al Catholicos acudieron en peregrinación a Roma miembros de la Iglesia armenia, procedentes de todo el mundo.

Nulidad matrimonial en la Iglesia Católica.

El Papa hace gratuitos los procesos de nulidad matrimonial

Francisco ha simplificado el proceso por el que la Iglesia comprueba si un matrimonio es nulo. Dice que las nuevas normas "no favorecen la nulidad matrimonial sino la agilidad del proceso”. 

No se trata del divorcio. La Iglesia católica considera que el matrimonio válidamente celebrado es siempre y en todo caso indisoluble. Por eso, es nulo cuando falta algún elemento esencial en el acuerdo matrimonial, por ejemplo en el caso de los matrimonios forzados. 

El Papa ha simplificado el proceso de revisión de los elementos esenciales para que no se alarguen innecesariamente. 

Las principales novedades son:

- El proceso será siempre gratuito. 

- Se instituye un proceso breve, a cargo del obispo, para los casos de nulidad evidente.  

- Será suficiente una sentencia. Hasta ahora, el proceso debía repetirse para que tuviera valor ejecutivo. 

Otra norma particular es que si uno de los esposos no se presenta al proceso tras ser citado dos veces, se considera que está de acuerdo con la solicitud de nulidad. 

El proceso para reconocer o no la nulidad del matrimonio es sólo canónico. En todo caso deben también presentar demanda ante un tribunal civil. 

miércoles, 2 de septiembre de 2015

La Luna a los pies de La Virgen.


virgenguadalupe
No sólo la Virgen de Guadalupe, sino también muchas más, como  la Virgen del Pino, la Virgen de la Cabeza, la Virgen de Canarias etc, aparece con una Media Luna a los pies de ella. Si fuera, como dice una leyenda, que es el sometimiento musulmán a los pies de la Virgen, la Media Luna estaría quebrada, ó asimétrica ó destruida. La Media Luna, perfectamente simétrica, no da la impresión de sometimiento, si no de sostén a la Virgen.
El Islam es una religión que venera a la Virgen con sumo respeto y que reconoce desde antes del Catolicismo, la Inmaculada Concepción de María, reconocida en el Corán desde el siglo VII. El Catolicismo lo reconoció hasta el siglo XIX. No hay ninguna otra religión que reconozca la Inmaculada Concepción de María, con excepción del Catolicismo y del Islam.
Algunas Iglesias protestantes cristianas denigran a la Virgen María; con el silencio cómplice de muchos católicos. Sin adorar a la Virgen, ya que la adoración, (latría) es solamente para Dios; los musulmanes de Occidente se encargarán (y eso se verá en el próximo futuro) de defender a la Virgen de los ataques alevosos de algunos cristianos no católicos, quienes aumentarán sus ataques contra ella, y los católicos no digan nada.
Con la conversión forzada de moriscos  (árabes musulmanes de la  España Medioeval) y con la costumbre de la España de los siglos XVI y XVII, de devoción a la Virgen María, (que se ha perdido en la Europa del siglo XXI, incluyendo España, con más del 50% de agnósticos y ateos); esa devoción histórica a la Virgen, pudo  ser mejor asimilada por los musulmanes conversos al catolicismo, que la creencia en un hijo de Dios (Jesús) ó la Trinidad (de 3 personas distintas y un solo Dios) rechazado con firmeza en El Corán, cuyo concepto básico es la unicidad de Dios. Debe comprenderse además, que los moriscos eran magníficos artesanos. La construcción de iglesias; vitrales e imágenes, estaba a cargo básicamente de moriscos conversos.
Lo mismo se verá  en éste siglo XXI con una Iglesia Católica mayormente apática a esa veneración mariana que el papa Juan Pablo II fomentó; pero que Benedicto XVI lo ha cambiado, por una adoración Cristo-céntrica, similar, a las sectas protestantes.
En Apocalipsis Capítulo I2 versículos 1 al 6 leemos.
12 “Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.
2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.
3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas  y diez cuernos  y en sus cabezas siete diademas;
4 Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas de los cielos, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tanto como naciese.
5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones;  y su hijo fue arrebatado para  Dios y para su trono.
6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días.”
Y luego en versículo 13 y 14 continúa.
13 “Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz el hijo varón.
14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo.”
La mujer vestida del sol es la Santísima Virgen María. La luna bajo sus pies representa el Islam y el desierto (su lugar) representa el Mundo Árabe, donde será protegida de Satanás y sus secuaces, que la tratarán de denigrar en los días postreros. La veneración a la Santísima Virgen María, no se la hemos prestado a nuestros hermanos católicos; sino que la hemos obtenido del Sagrado Corán. Esto es así, una respuesta colectiva para muchos católicos que se extrañan y algunos de ellos me preguntan, porqué un musulmán habla tan bien de la Virgen María.
A esto aclaramos, que la mención de la Virgen María, en el Corán,  es incluso más sublime  y bella que en el Nuevo Testamento.
María, es en el Islam el paradigma de la perfección en la mujer y su historia adquiere tanta relevancia que la revelación coránica le ha dedicado todo un Capítulo, Sura 19, que lleva su nombre; además de ser mencionada en otros capítulos, entre ellos, en  Sura 3. “La familia de Imrán” (Joaquín) o sea, la familia de la Virgen María.
María (Mariam), es la mujer más venerada de los musulmanes. Los pasajes del Libro sagrado, que datan tanto del comienzo de la Revelación, así como de sus fases más tardías; subrayan la eminencia y la perfección de María, lo mismo que informan de las circunstancias que han rodeado el nacimiento milagroso de su hijo.
El Profeta (la paz y bendiciones sean con él) afirmó, en un dicho famoso; que María, la madre de Jesús; nació inmaculada y que tuvo un hijo también inmaculado, Jesús, sin contacto carnal y que María es la mujer más pura, que ha habido y habrá.
En Sura 3, María era asistida por los Ángeles en el templo y aparecían milagrosamente ante ella, frutos y comida que no correspondían incluso a la estación. Esto provocaba asombro de Zacarías, sacerdote y profeta, por la elevada posición de María ante su Señor. Dice el Sagrado Corán a este respecto: << y cuando los Ángeles dijeron: “¡María! Dios te ha escogido y purificado. Te ha elegido por sobre todas las mujeres del Universo”>> (3:42).
Dios estaba siempre pendiente de ella; como dice la oración, que en árabe es Salam Aleki, Mariam –  La paz sea contigo María – ya que Ave María y Dios te salve, son saludos romanos; “llena eres de gracia, el Señor (Allah) es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres  y bendito, el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Jesús y sierva sumisa de Dios. Amén
.